Remedios Beta – Remedios Caseros Para Todos

Aprende a cultivar tomate en casa

[ad_1]

El tomate es una de las hortalizas imprescindibles en nuestros planes de nutrición puesto que, aparte de destacar el sabor de muchos platos, es de alto valor nutricional y representa una fuente de beneficios para nuestro cuerpo. El inconveniente es que no siempre y en toda circunstancia se adquieren con sencillez en el mercado, puesto que en ciertas temporadas son más costoso y de baja calidad. La buena nueva es que es muy simple de plantar en casa sin precisar usar pesticidas o bien químicos añadidos para su desarrollo. En verdad, los métodos caseros son cien por ciento orgánicos y nos garantiza un comestible libre de substancias industriales o bien modificaciones genéticas. Como sabemos que muchos están interesados en aprender a cultivarlos, ahora deseamos compartir ciertos puntos clave para no fallar en el intento. ¡Toma nota!

¿De qué manera escoger la semilla de tomate?

La semilla de tomate son las pequeñas pepas que se hallan dentro del fruto. Para recogerlas, se aconseja escoger tomates grandes, saludables y maduros, puesto que hay un noventa por ciento de probabilidad que los futuros frutos sean de exactamente las mismas peculiaridades. Una vez escogidas, se deben poner en un sitio fresco, seco y distanciado de la luz solar a lo largo de 3 días. Pasado el tiempo aconsejado, se guardan en una bolsa hermética hasta el instante de la siembra. Lee también: Tratamiento con tomate para la piel grasa y con acne

¿De qué manera preparar la tierra para cultivar tomate?

Para cultivar esta planta se aconseja un sitio donde pueda percibir el sol a lo largo de todo el día, o sea, mínimo ocho horas cada día. Es esencial tener en consideración que el verano favorece la aparición de las plagas en el huerto, con lo que es esencial sostenerla observada. Se recomiendan suelos areniscos o bien arcillosos con arena, puesto que se desarrolla con más sencillez en suelos fértiles y drenados; además de esto, se debe abonar con rebosante materia orgánica. La profundidad del suelo no ha de ser inferior a dieciocho pulgadas (cuarenta y cinco cm) y se debe conseguir que adquiera las condiciones físicas adecuadas: suave, drenado y ventilado.

Modo de siembra y ciertas especificaciones

Siempre y en toda circunstancia se aconseja germinar las semillas en un semillero pequeño ya antes de trasplantar las plántulas a un huerto o bien maceta grande. Este procedimiento se debe hacer cuando las pequeñas plantas alcancen una altura de cuatro a cinco pulgadas (diez o bien doce cm). Para el trasplante se debe hacer un hoyo de unas seis pulgadas de ancho por cuatro pulgadas (quince cm x diez cm) de profundidad. Entonces, se incorpora una cantidad esencial de compost y, más tarde, se introduce la plántula cuidadosamente. A unas seis pulgadas retirado de la planta, clava una estaca de madera de cinco pies de alto (uno con cinco metros) con el objetivo de amarrarla y brindarle soporte conforme va medrando. A fin de que su desarrollo vegetativo sea más veloz, efectúa filas de plantas con distancias de 2 pies (sesenta cm) y utiliza exactamente la misma medida entre una y otra planta. Intenta sostener la zona limpia, libre de yerbas malas y controlada en hongos, bacterias y otras plagas.

¿De qué manera regarla?

En la etapa de sembrado en el semillero se debe sostener al sol y su riego ha de ser de 3 a 4 veces al día. La conveniente absorción de agua por la parte de las semillas y las elevadas temperaturas ocasionadas por el sol son las que fomentarán la germinación. Cuando la planta ya cuente con su primer par de hojas, reduciremos la exposición al sol a cuatro o bien cinco horas al día y el riego a un par de veces al día. Una vez se desarrolle su tercer par de hojas, el riego solo se efectúa una vez al día. A lo largo del desarrollo vegetativo, tras efectuar el trasplante, la planta se riega con rebosante agua, mas solo en su raíz. La humedad jamás debe faltar en el suelo, mas tampoco ha de ser excesiva pues puede ocasionarle deterioro.

Tiempo de cosecha

En dependencia de la pluralidad de tomate cultivada la primera cosecha empezará unos sesenta y cinco o bien cien días tras el trasplante. Se aconseja realizar la recolección cuando estén pintones, esto es, ni verdes ni muy maduros. Esto con el propósito de eludir que las plagas se adelanten a la cosecha. Visita este artículo: De qué forma cultivar zanahorias en casa: ¿Te animas?

En resumen…

Para lograr unos tomates ecológicos, libres de pesticidas y cien por ciento saludables ten presente las claves para su cultivo en casa: Semilla: extraída de un tomate orgánico. Suelo: areniscos o bien arcillosos con arena, con drenaje. Luminosidad: por lo menos seis horas de luz natural al día. Clima: una temperatura inmejorable de veinte grados . No resiste el frío ni aguanta las heladas. Riego: ha de ser rebosante después de la siembra. ¿Estás lista para hacerlo en casa? Anímate siguiendo nuestras recomendaciones y goza sus beneficios.  
[ad_2]

Deja tu comentario!