Remedios Beta – Remedios Caseros Para Todos

¿En qué consiste y cómo se practica el Tai Chi?

¿En qué consiste el Tai Chi y Cómo se practica?
El Tai Chi consiste en la práctica de una secuencia de movimientos llamada forma, que se realiza de manera lenta y suave, dependiendo del estilo. Existen muchos estilos de taichi, el más popular en los países occidentales es el yang.

Para los adultos mayores y personas con padecimientos crónicos, o simplemente para quienes buscan liberarse del estrés, la práctica del taichi puede ser la vía idónea para mantenerse en movimiento y ganar salud física y emocional. También quienes buscan relajarse para cambiar su estado mental y emocional encuentran en las formas del taichi una fuente de salud.

Detrás de la línea tranquila, suave y firme que dibuja en el espacio una secuencia de taichi habitan los preceptos de la sabiduría milenaria del Taoísmo, término que traducido literalmente al español significa “enseñanza del camino”. Los taoístas consideraban la longevidad a plenitud como una forma de inmortalidad, vivir la vida en armonía con la naturaleza y la autosuperación del ser en comunidad con su entorno como cualidades intrínsecas al sabio camino que conduce al Tao.

Al ser una disciplina físico-espiritual, emparentada con la medicina china y los principios de la filosofía taoísta, la práctica del taichi aporta beneficios al cuerpo al tiempo que ayuda a calmar la mente. Por la sencillez y lentitud de sus ejercicios muchos geriatras recomiendan su práctica entre personas de edad avanzada o con problemas de salud, pues mejora el equilibrio lo que contribuye a reducir las caídas y fracturas entre los adultos mayores. Igualmente, la lentitud y concentración con la que se realiza la forma taichi implica tomar más conciencia del cuerpo, lo cual es clave para rectificar malas posturas.

Ahora veamos como se debe de practicar el Tai Chi:
• Los movimientos hay que hacerlos lentamente y manteniendo la misma velocidad durante la ejecución de toda la forma. Una forma sencilla puede constar de 24 movimientos, las más largas superan los 100 movimientos.

• Al realizar el ejercicio se debe imaginar que el aire que nos rodea es denso. Esto ayudará a crear una leve resistencia, lo que permitirá cultivar la fuerza interna.

• Es importante realizar los movimientos de manera relajada, aunque manteniendo cierto tono en los músculos. La espalda debe permanecer recta durante la ejecución de los mismos.

• Todos los ejercicios deben ir acompañados de una respiración lenta. Esto es fundamental para que toda la práctica sea efectiva.

Deja tu comentario!