Remedios Beta – Remedios Caseros Para Todos

Mantén tu corazón sano con las Berenjenas.


Originaria de la India, la berenjena es muy apreciada en la cocina mediterránea. Bajo el color morado de su piel, que revela su contenido en antocianinas, esconde una pulpa muy ligera, con mucha agua y fibra, pero pocos hidratos de carbono, grasas o proteínas: 100 gramos aportan solo 21 calorías, siempre y cuando no se cocine con mucho aceite, pues lo absorbe enseguida. Esto se debe a la fibra, principalmente soluble, que al actuar como una esponja procura al mismo tiempo a la berenjena su mayor ventaja: reducir en el intestino la absorción del colesterol de los alimentos que la acompañan.

Beber medio litro de agua de berenjenas por día, durante una semana, disminuye el colesterol. Se prepara dejando en remojo trocitos de berenjenas, en un lugar oscuro durante 24 horas.

Para el reuma es muy recomendable el aceite de berenjenas. Para prepararlo, hay que quitarle la piel a algunas berenjenas, y freírlas en aceite abundante, durante dos horas a fuego lento, sin que el aceite se queme. Una vez frío hay que colarlo y se guarda para su uso en un frasco de vidrio, tapado herméticamente.

También se considera laxante y depurativa. Resulta muy sabrosa asada sola o con Otras hortalizas, aderezada con ajo, sal y un chorrito de aceite.

Es aconsejable salar la pulpa de la berenjena unos minutos antes de cocinarla, para quitarle el sabor amargo. Recuerda siempre lavarla bien antes de cocerla, para retirarle el exceso de sal.

Deja tu comentario!