Remedios Beta – Remedios Caseros Para Todos

Si no tuvieses miedo, ¿qué te atreverías a hacer?

[ad_1]

Si el temor no te paralizara, ¿qué te propondrías hacer ahora? Quizás ir a ese sitio que siempre y en toda circunstancia has postergado o bien iniciar ese proyecto de empresa que tanta ilusión te hacía en su instante. El temor nos inmoviliza y nos imposibilita para coger las bridas de nuestra vida y efectuar todo cuanto se nos pasa por la psique. Descubre: De qué forma tomar resoluciones seguramente A veces, meditar demasiado no facilita las cosas. Pensamos más en los contras, en lo que podríamos perder, en la falta de seguridad que sientes ante eso que es nuevo. Seguro que por tu psique pasa la continua pregunta de “¿y si sale mal?”. Vale, esta pregunta es legítima, mas ¿y si sale bien? Solo vas a poder revisarlo si dejas el temor a un lado y te lanzas a la aventura.

Pon los pies en la tierra

Todos tenemos sueños grandes, mas muchos de ellos jamás los vamos a poder hacer realidad. Eso es pues nuestras esperanzas son irreales. El paso inicial para librarnos de ese temor que nos impide entregar un paso adelante en lo que deseamos es proponernos metas realistas, que sepamos que podemos cumplir. De nada vale que pienses ir a Marte. Sabes que eso no ocurrirá. Mas, quizás, lograr transformarte en el jefe de una importante empresa sí. Todo depende de tus capacidades. ¿Estás listo para ello? Piensa en tus habilidades y tus habilidades. ¿Qué se te da bien? ¿Qué se te da mal? En ocasiones, deseamos lograr sueños para los que no estamos capacitados. Lee: Autoconfianza: comienza a apostar por ti Si ya tienes todo a favor tuyo y tu meta es realista, ya no va a haber absolutamente nadie que te pueda parar. Ahora la resolución es tuya. Prepárate para poner todo tu esmero y tu empeño en lograr lo que siempre y en todo momento has querido. Eso sí, no pienses que el camino va a ser simple. Deberás trabajar duro, mas merecerá la pena. No renuncies si bien cometas fallos, no pares si bien todo el planeta te afirme que sí. Si es tu sueño y todo está a favor tuyo, únicamente mira cara adelante.

Me falta experiencia, me faltan habilidades

Cuando el temor aparece es pues piensas en todo lo que te falta. El miedo a no entregar la talla, a no estar a la altura de las circunstancias… Mas, ¿sabes qué? Absolutamente nadie ha nacido aprendido y para adquirir experiencia hay que ponerse a ello. Nunca la vas a adquirir si te quedas quieto, algo que favorecerá tu temor. Toma todo lo que te falta y conviértelo en ganas de aprender. Esto te dejará adquirir velozmente todo lo que hasta el instante has pensado que te hacía peor que el resto. Además de esto, no todo es experiencia o bien habilidades. En ocasiones, tenemos en nuestro ser las destrezas precisas que van a hacer que desempeñemos bien lo que tenemos en psique. No te pierdas: Libérate de los temidos “y si…” Solo precisamos un tanto de confianza en nosotros mismos. Esa seguridad que nos deje encararnos a cualquier circunstancia para la que no nos hemos visto preparados. La falta de seguridad lleva al temor, el temor lleva al descalabro. ¿De verdad deseas eso?

El temor al miedo

¿De qué forma se puede tener temor al propio temor? Si meditamos un instante sobre nuestros miedos, nos percataremos de que son fruto de nuestra falta de confianza en nosotros mismos. Nos adelantamos a los sucesos, visualizamos en nuestra psique circunstancias y instantes que, probablemente, nunca lleguen a acontecer. Esto nutre nuestro temor sin quererlo, si bien sí podemos detener todos estos pensamientos. ¿De qué manera? Creyendo en ti. Puedes usar ese temor a favor tuyo, empleándolo para impulsarte a lograr lo que quieres, para aceptar los fallos que puedas cometer, para parar de tener vergüenza. Ya antes de irte descubre: Las patrañas que te sostienen atrapado en tu zona de confort ¿Recuerdas lo que afirman de que cuando haces una pregunta el “no” ya lo tienes? Puesto que esto es lo mismo: todo cuanto temes ya está ahí, mas puedes mudarlo. Solo precisas llevar a la práctica lo que deseas. Sostenernos en nuestra zona de confort es muy cómodo y salir de ella nos provoca inseguridades. Nos han enseñado a estar donde nos hallemos seguros, mas jamás te han dicho que esto es contrario a prosperar. Imagínate que no tienes temor, créetelo. Considera que eres como un actor que debe interpretar un papel. Ahora dinos, ¿qué harías si no tuvieras temor?
[ad_2]

Deja tu comentario!