Remedios Beta – Remedios Caseros Para Todos

Como mejorar la fertilidad masculina naturalmente

Cada día más parejas jóvenes presentan problemas para procrear y gran parte de este problema se debe al estilo de vida que llevamos y que hace mella tanto en hombres como en mujeres.

Se ha comprobado en diversos estudios que el tipo de vida y la dieta afectan a la calidad del esperma, así como las posibles radicaciones que provienen de los dispositivos móviles, motivo por el que se recomienda no cargar el móvil en el bolsillo delantero del pantalón, justo en la zona del testículo, porque las radiaciones emitidas pueden afectar a la calidad del esperma y producir malformaciones en los espermatozoides.

Los malos hábitos de vida no sólo afectan a la hora de concebir un hijo, sino que también intervienen en la salud presente y futura, pues algunos hábitos perniciosos causan malformaciones en el ADN que acaban transmitiendo a sus progenitores, motivo por el que se recomienda tener descendencia cuando aún se es joven.

Para mejorar la fertilidad masculina, los hábitos que deben abandonar primero son el alcohol y el tabaco, pues ambos componentes reducen la calidad del esperma y esta acción se potencia cuando ambas drogas se consumen juntas.

Respecto a los suplementos alimenticios que se deberán introducir en la dieta, destaca la vitamina C, un potente antioxidante que contrarresta los radicales libres del cigarrillo y protege las células de su acción carcinogénica, pero es recomendable tomar esta vitamina en su forma biocompatible, en forma de Ascorbato de Calcio, el lugar de Ácido ascórbico como suelen ofrecer la mayoría de comprimidos baratos.

El Zinc. Se ha demostrado que este mineral tiene relación directa en la formación de esperma y su calidad, además de que su deficiencia causa un impacto negativo en la producción de semen y testosterona.

La vitaminas D y B ( todo el grupo) también son imprescindibles para mejorar la fertilidad masculina, la primera porque interfiere en los principales procesos de formación de hormonas y las segundas evitan las mutaciones de ADN que pueden causar malformaciones congénitas en los bebés.

Deja tu comentario!