Como curar y prevenir la cistitis – Remedios y consejos

Tratamiento de la cistitis
La cistitis es una inflamación de las vías urinarias y por razones de la anatomía es más común entre las mujeres que entre los hombres. Hay distintos tipos de cistitis pero en la mayoría de los casos está provocada por la infección de la orina.

¿Qué causas puede provocar la cistitis?
• Infecciones de otras partes del cuerpo cercanas a la vejiga: los riñones, la uretra o la vagina.

• Orina que por distintas causas es retenida durante demasiado tiempo en la vejiga.

• Estreñimiento grave.

• Operaciones dentro de la pelvis y lesiones provocadas por un parto.

• Fiebre.

Los síntomas que se manifiestan si se produce esta enfermedad son: una necesidad de orinar frecuentemente, sensación de irritación al orinar y dolor pélvico y del abdomen inferior. En algunos casos la orina puede oscurecerse porque contenga sangre o pus y desprender un olor desagradable.

Un remedio natural si se padece cistitis o se tiene propensión a padecerla es la ingesta de caldo de cebolla. Este alimento tiene propiedades como diurético y antiséptico y se debe tomar templado y en ayunas.

El caldo de cebolla se elabora con una cebolla y medio litro de agua. Se parte la cebolla en cuatro troces cociéndola con el agua hasta que el agua se reduzca a la mitad aproximadamente. Se retira del fuego y se deja macerar durante 8 horas. Después de ese tiempo se cuela el caldo, estando ya listo para beberlo.
Si no quieres desperdiciar la cebolla cocida, puedes añadirla a una ensalada.

Ya hemos dicho antes que las mujeres padecen con mucha más frecuencia la cistitis que los hombres, aun así, es recomendable que tanto hombres como mujeres cuiden de su higiene íntima. Para ello es muy importante no abusar del jabón. Es aconsejable lavarse con agua y no usar jabón más de una vez al día. Si consideras necesario realizar más de un lavado, añade al agua unas gotas de limón o de vinagre de manzana para eliminar las bacterias.

¿Qué podemos hacer para prevenir la cistitis?
Para disminuir las probabilidades de que las bacterias colonicen las estructuras del aparato urinario, existen algunas medidas que toda persona propensa a estas infecciones debe realizar.

* Beber unos 2 litros de agua diarios para diluir los gérmenes y aumentar la eliminación periódica de los mismos mediante la micción.

* Al orinar, es necesario vaciar completamente la vejiga. Es una mala costumbre sentarse en el baño inclinada hacia delante. Un truco consiste en situarse hacia atrás en el baño, apoyándose contra la pared. Esta postura es más adecuada para conseguir un vaciado completo de la vejiga que la postura en la que solemos sentarnos normalmente.

* Conviene orinar tras las relaciones sexuales. De este modo se eliminarán los posibles gérmenes que hayan entrado en el tracto urinario durante las mismas.

Deja un comentario