Remedios Beta – Remedios Caseros Para Todos

Dieta natural para las intolerancias

Los afectados por las intolerancias a los alimentos no dejan de aumentar: podrían llegar a ser hasta la mitad de la población. Una dieta lo más natural posible parece la única manera de prevenirlas.

Solo hace falta estar un poco atento a las conversaciones que se producen a nuestro alrededor para darse cuenta de que cada vez hay más personas que no pueden consumir algún alimento. Hasta hace pocos años era raro que en una comida familiar o de amigos alguien rechazara el pan o los productos lácteos para proteger su salud. Actualmente es algo bastante común.

Podría ser una moda o un síntoma de otra epidemia creciente la hipocondría, pero los estudios científicos confirman que algo está pasando, Si se sumaran los casos no diagnosticados y las intolerancias podría estar afectada hasta el 60 por ciento de la población. Y no sólo cada vez hay más enfermos sino que la severidad y la persistencia de los síntomas se han incrementado también, según una investigación dei hospital Johns Hopkins (Estados Unidos).

SUSTANCIAS IRRITANTES
Pero, ¿cómo es posible que los alimentos, que deberían nutrirnos y fortalecer nuestra salud, nos enfermen? Existen muchas respuestas a esta pregunta, pero en primer lugar es debida a la lucha por la supervivencia: plantas y animales generan sustancias con una cierta toxicidad para no ser comidos. Por eso, digerir un alimento significa tanto asimilar los nutrientes como neutralizar los compuestos potencialmente dañinos.

El delicado proceso de librado se desarrolla en el intestino, y en la mayoría de las personas, con éxito. Sin embargo, algunas reaccionan con molestias digestivas tras la ingesta de algún alimento que no produce problemas a la mayor parte de la gente.
Los síntomas pueden ser debidos a una alergia o una intolerancia, dos problemas distintos que a menudo se confunden. Las alergias propiamente dichas implican una reacción inmunitaria con producción de anticuerpos y liberación de histamina. Entre los síntomas comunes de alergia se encuentran dolor de barriga, urticaria, eczema, hinchazón, vómitos, palpitaciones, enrojecimiento, cansancio súbito y dificultades respiratorias. En ¡os casos de reacción grave, ya el primer bocado provoca hinchazón en los labios, la lengua y la garganta.

Las intolerancias a menudo se confunden con otras patologías o no se tratan, y se convive con las molestias que generan, como acidez, úlceras en la boca, gastritis, estreñimiento, asma, dolores articulares, jaquecas, depresión u obesidad. Sin embargo, las consecuencias sobre la salud en general pueden ser nefastas a medio y largo plazo ya que pueden lesionar los tejidos y también aumentar el riesgo de sufrir enfermedades graves.

Deja tu comentario!