Los beneficios de congelar hierbas frescas con aceite de oliva: ¡Muy saludable!

Los beneficios de congelar hierbas frescas con aceite de oliva: ¡Muy saludable!

[ad_1]

Las yerbas frescas son un recurso fantástico en la cocina. A sus propiedades medicinales se le agrega, además de esto, su inconfundible sabor, y esa esencia particular que aportan a nuestros guisos y platos rutinarios. Ahora bien, el primordial inconveniente que tenemos con las yerbas frescas es su conservación. Salvo que tengamos un cultivo en la casa de tomillo, menta, albaca o bien romero, lo más frecuente es que, al poco tiempo de haberlos cogido o bien comprado, se estropeen. No los deseches. El día de hoy en nuestro espacio deseamos proponerte una idea fenomenal. Si congelas tus yerbas aromatizadas preferidas con un tanto de aceite de oliva, vas a lograr un recurso culinario estupendo. Te explicamos de qué manera hacerlo y las ventajas que te pueden aportar. ¡Es una idea que te será realmente útil en el cada día!

Si congelo mis yerbas frescas, ¿van a perder sus propiedades?

Todos tenemos claro que la mayor parte de plantas y vegetales sostienen mejor sus propiedades si las consumimos de forma fresca. Descubre asimismo las ventajas del aceite esencial del árbol del té, el aceite de los mil antídotos Sin embargo, en lo concerniente a las yerbas aromatizadas, hay muchos modos de consumirlas sin que sus virtudes esenciales se estropeen. Podemos consumir yerbas aromatizadas en forma seca (orégano, albahaca…). Los aceites esenciales son otro modo fantástico de hacer empleo de ellas. También, algo tan conveniente como conjuntarlas con aceite de oliva va a hacer que sus propiedades se fortalezcan. Congelarlas no altera en lo más mínimo su composición ni sus virtudes originales.

¿El aceite de oliva se puede congelar?

Esta es otra pregunta que muchos de nosotros nos hemos hecho alguna vez. La contestación es “sí”, el aceite de oliva puede congelarse sin que se alteren sus propiedades. Sin embargo, hay que saber algo importante: una vez descongelado el aceite de oliva, debemos consumirlo en exactamente el mismo día. En el caso de reservarlo para días siguientes ya no va a ser conveniente ni saludable. Tampoco debemos regresar a congelarlo. El aceite de oliva está formado en prácticamente su totalidad por ácido oleico. Lo más frecuente es que comience a compactarse desde los cuatro grados . Llegados los 0 grados  muestra ya unos grumitos que dan paso a la solidificación. Es un proceso plenamente natural donde no hay peligros. La congelación no afecta a su composición y se sostienen en perfectas condiciones sus ácidos grasos esenciales omega tres y sus fantásticos antioxidantes.

Beneficios de congelar yerbas frescas con aceite de oliva

Es un proceso fácil, saludable y efectivo para preservar las propiedades tanto del aceite de oliva como de las propias yerbas aromatizadas. Si todavía no te termina de persuadir, toma nota de todo cuanto puede hacer este “truco” por tu salud: Es un antídoto natural para perder peso. Sus grasas saludables y sus aceites esenciales nos aportan un efecto saciante y cuidan, además de esto, de nuestras digestiones. El aceite de oliva conjuntado con romero tiene un efecto antiinflamatorio. Muy conveniente para los dolores artríticos. Si combinamos aceite de oliva con salvia nos va a ir realmente bien para tratar los dolores menstruales. El aceite de oliva con yerbas aromatizadas como la albaca, el tomillo o bien el romero nos ayuda a robustecer el sistema inmunitario. Si sufres indigestiones, flatulencias o bien acidez, prueba a conjuntar el aceite de oliva con hojas de menta. El resultado es estupendo, aparte de realmente agradable al paladar. Conoce asimismo ocho fallos que siempre y en toda circunstancia acostumbramos a cometer en la cocina

Cómo congelar las yerbas frescas con aceite de oliva

La primera cosa que debemos hacer es escoger las yerbas frescas más convenientes. La manzanilla o bien el diente de león no dan buen resultado. Nos van a ir mejor aquellas plantas “más resistentes” y con mayor poder antioxidante. Como un ejemplo, te planteamos las próximas, como todo cuanto precisamos para hacer este procedimiento.

Qué necesito

Romero Tomillo Orégano Menta piperita Salvia Hinojo Una cubitera Aceite de oliva virgen extra (el que precisemos para ocupar nuestra cubitera) Papel “film” transparente Descubre las ventajas de consumir una rebanada de pan con aceite de oliva

Cómo lo preparo

Una vez escogidas nuestras yerbas frescas, las vamos a lavar bien y las vamos a cortar a pedacitos pequeños. La idea es que quepan en todos y cada espacio de la cubitera. Ahora, las vamos a ir poniendo en todos y cada “cuadradito” de la cubitera. Una vez ubicada cada yerba fresca en todos y cada espacio de la cubitera, vertemos el aceite de oliva virgen extra para rellenarlos. Muy simple. Finalmente pone por encima el papel “film” para cuidar a su conservación y de que no se vierta. Ahora solo te falta llevarlo al congelador de tu nevera. Al día después ya vas a tener listos tus “cubitos” de yerbas aromatizadas y aceite de oliva. Usa tu imaginación culinaria y aprovecha este fantástico recurso lleno de grandes propiedades. Puedes hacer estofados, purés, sopas o bien untarlos sobre una rebanada de pan para tu desayuno. ¿Te marchas a resistir?
[ad_2]

Deja un comentario